Seleccionar página

Ante la grave situación que atraviesan 15 millones de perros y gatos que sufren en las calles, se presentó al Congreso Nacional un proyecto de ley para solucionar esta problemática, garantizando sus derechos a la vida y a la salud.

En las calles padecen hambre, enfermedades, accidentes y hechos de violencia. Esto ocurre por responsabilidad del Estado, quien no ejecuta políticas públicas éticas en materia de fauna urbana (realiza castraciones en bajo número, no educa, no brinda atención veterinaria, etc), provocando que millones de perros y gatos sufran.

La visión actual del Estado es que perros y gatos pueden transmitir enfermedades a los humanos (zoonosis) y por eso sus vidas no valen nada. Por ello las decisiones que los afectan son dictadas por autoridades del área de Salud en la mayoría de las provincias.

De esta forma el Estado no solamente los mata en forma indirecta al no ejecutar políticas públicas éticas y efectivas, sino que también lo hace en forma directa: perreras municipales los capturan y matan con inyecciones, los hacinan para que mueran sin atención en refugios municipales o centros de zoonosis, etc.

Es necesario que el Estado abandone esa visión opresora con eje en la Salud Pública y comience a hablarse de Derechos Animales. Lo ideal sería que perros y gatos (y los demás animales) sean reconocidos como personas no humanas en el Código Civil, pero esto no ocurre.

Entonces hoy en día la mejor herramienta jurídica existente para protegerlos, es a través de una Ley de Presupuestos Mínimos de protección para la Fauna Urbana.

Las leyes de presupuestos mínimos establecen un mínimo de protección ambiental que deben cumplir obligatoriamente todas las provincias sin necesidad de adhesión. Al respecto, la fauna es un componente ambiental, según lo establecido en el art. 240 del Código Civil y Comercial y art. 41 de la Constitución Nacional. La autoridad de aplicación para este tipo de leyes son aquellas que tienen competencia en materia ambiental.

El proyecto presentado por el diputado Mario Arce (Expediente 1813-D-2019) tiene como objeto garantizarles el derecho a la vida y a la salud, y persigue entre sus objetivos, que no haya más perros y gatos en situación de calle. Para lograrlo establece esterilizaciones masivas y gratuitas en todo el país (20% el primer año, incrementándose en los posteriores) y educación en Derechos Animales.

Organizaciones y activistas independientes de todas las provincias adhieren al proyecto, y crearon una petición para juntar firmas a través de la plataforma Change.org.