Seleccionar página

Las predicciones meteorológicas para Sudamérica indican que durante este verano austral se esperan olas de calor que pueden contribuir al incremento del riesgo de incendios forestales.

El año 2019 cerró una década de temperaturas altas extremas con 24 países en América que han emitido alertas por olas de calor. Los pronósticos anticipan la recurrencia de estos fenómenos en América del Sur entre diciembre y marzo de 2020, por lo que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) instó a los países a prepararse ante el posible impacto en la salud de los ciudadanos, que puede tener consecuencias mortales.

En un comunicado, la OPS asegura que durante el verano austral se esperan olas de calor que pueden aumentar el malestar, reducir la disponibilidad de agua, y contribuir al incremento del riesgo de incendios forestales y la pérdida de cultivos.

Los incendios tienen el potencial de ser extremadamente destructivos,como se observó en Brasil y en Bolivia el año pasado, y como ocurre en Australia, donde el saldo actual de muertes es de 26 humanos y unos 1.000 millones de animales no humanos.

Probablemente estamos evidenciando en Australia cómo se vería el cambio climático para otras partes del mundo en las primeras etapas”, dijo Chris Dickman, profesor de la Universidad de Sidney.

Es importante destacar que la ganadería es una de las principales causas del calentamiento global, según informes de la ONU.

Fuente: Noticias ONU