Seleccionar página

Unos $75.000 millones se destinarán a la explotación de gas natural. Asimismo, el monto total de subvención a los combustibles fósiles en el Presupuesto 2021 representará 10 veces el presupuesto asignado al Ministerio de Ambiente. Todo esto, en un contexto de emergencia climática mundial y de incendios a causa de la ganadería.

El pasado miércoles 18/11/2020, en el marco de la presentación del Climate Transparency Report 2020 sobre el cumplimiento del Acuerdo de París por parte de los países del G20, un grupo de especialistas argentinos, analizó el Presupuesto 2021 y la reciente media sanción en la Cámara de Diputados del proyecto de ley sobre aporte extraordinario, mediante una conferencia vía web organizada por FARN Argentina.

Unos 75.000 millones de pesos, equivalente al 25% de la recaudación del nuevo Impuesto a “las grandes fortunas”, será destinado a la explotación de gas por parte de YPF. Dicho monto equivale a  multiplicar en 23 veces los subsidios a YPF de 2019 y en 11 veces, su inversión destinada a exploración e inversión en 2019 de energías fósiles.

Cabe destacar que la empresa estatal tiene contratos con multinacionales extranjeras como Chevron, Shell, Equinor, Schlumberger que obtendrán beneficios con estos aportes y que merecen ser analizados, señaló María Marta Di Paola, integrante de FARN Argentina.

Las subvenciones a los combustibles fósiles representan 10 veces el presupuesto del Ministerio de Ambiente (Argentina)

Asimismo, del análisis del Presupuesto 2021 surge que se seguirá subvencionando a empresas de combustibles fósiles. Los montos de subvención, representan 10 veces el presupuesto del Ministerio de Ambiente, 20 veces el financiamiento de la Ley de Bosques Nativos y 64 veces el fondo de enriquecimiento de la financiación de la Ley de Bosques Nativos.

El destino de los fondos señalados, contribuirá a incrementar las emisiones de gases de efecto invernadero de origen antrópico, provocando un mayor calentamiento global y su consecuente aumento del cambio climático.

De esta manera, se intensificarán los fenómenos de sequía, desertificación, inundaciones, enfermedades y pérdida de biodiversidad, en el marco de la emergencia climática, que profundizará la pobreza en la Argentina en los próximos años.

El 25% del nuevo impuesto debería destinarse en su totalidad al presupuesto del Ministerio de Ambiente, para hacer frente a los incendios intencionales principalmente a causa de la ganadería y a cumplir con el Acuerdo de París del 2015, al cual Argentina adhirió, comprometiéndose a bajar sus emisiones de gases de efecto invernadero, compromiso que  está incumpliendo.

* FARN Argentina (Fundación Ambiente y Recursos Naturales) es una organización no gubernamental, sin fines de lucro y apartidaria fundada en 1985. Su objetivo principal es promover el desarrollo sostenible a través de la política, el derecho y la organización institucional de la sociedad.