Seleccionar página

Especismo

Las discriminaciones arbitrarias son conductas basadas en criterios irrelevantes que perjudican a otros individuos, otorgándoles así una menor consideración moral.

Como sabemos, existen discriminaciones entre seres humanos basadas en el sexo (sexismo), color de piel (racismo), preferencia sexual (heterosexismo), nacionalidad (xenofobia), etc.

El especismo es un tipo de discriminación arbitraria en función de la especie, por la cual los humanos infravaloramos los intereses de los demás animales.

En cualquier discriminación arbitraria, el efecto es el mismo: un grupo se cree superior a otro y con derecho a oprimirlo.
Como consecuencia del especismo los humanos demandamos productos de origen animal haciendo que millones de seres sintientes sean esclavizados en diversos centros de explotación en el mundo. Pero esta realidad puede modificarse con un pequeño cambio en nuestros hábitos.

La única característica que debemos considerar para respetar a alguien y no discriminarlo es su capacidad de sentir. Por ello el veganismo extiende el respeto al resto de los animales.

En el punto ¿Por qué usamos a otros animales? analizamos el origen de esta discriminación.
Recomendamos la primera parte el documental Earthlings (Terrícolas) que trata sobre el especismo y su relación con otras discriminaciones.

 

Ética

La ética consiste en tomar aquellas decisiones que compatibilicen nuestros intereses y de los demás seres sintientes.

No sólo los humanos tenemos intereses propios, sino también el resto de los animales. De este modo, actuar de manera ética implica satisfacer nuestras necesidades optando por aquellas alternativas que no provoquen sufrimiento. Por ejemplo, podemos alimentarnos y estar saludables con una dieta 100% de origen vegetal, evitando así que otros animales sean esclavizados en granjas o mataderos.

En otras palabras, la ética consiste en ponerse en lugar del otro y actuar en consecuencia.

Un concepto diferente es la moral, la cual consiste en un conjunto de normas, creencias, valores y costumbres que guían la conducta de las personas en la sociedad, en una determinada época.

Un ejemplo que muestra la diferencia entre ética y moral es el caso de la esclavitud humana: durante la mayor parte de la historia fue una práctica moral dado que estaba avalada socialmente, pero nunca fue ética ya que los intereses de los esclavos en ser libres no eran respetados.